En la era de las comunicaciones instantáneas, la felicitación navideña puede parecer una costumbre perdida, pero hay muchas maneras distintas de felicitar las fiestas que pueden resultar originales y divertidas.

Origen de la felicitación navideña

El envío de tarjetas de Navidad es una tradición muy antigua. Para hablar de sus orígenes nos remontamos a la Edad Media, cuando los monjes empezaron a imprimir pequeños grabados religiosos en los monasterios, que luego vendían a visitantes y peregrinos.

La primera tarjeta documentada la realizó en 1784 W. Dobson. En ella pintó a una familia con el árbol de Navidad y un paisaje invernal de fondo.

Sin embargo, la idea de enviar tarjetas impresas como modo de felicitación fue de sir Henry Cole, que en 1843 encargó al pintor John Calcott Horsley que dibujara una escena que reprodujo en una imprenta para, tras dedicarla y firmarla, enviarla a familiares y amigos. Las tarjetas que no había utilizado Cole se vendieron, sentando así las bases para el éxito de la idea.

El boom de las felicitaciones navideñas llegó junto a su impresión en serie poco después, en 1862, y gustaron tanto que la mismísima reina Victoria de Inglaterra hizo un encargo de 1.000 tarjetas a una imprenta el año siguiente.

La felicitación navideña en la actualidad

Los temas escogidos fueron variando a lo largo de los años y de la mitología y las celebraciones en familia, se pasó a motivos religiosos, paisajes invernales e incluso imágenes patrióticas durante las guerras mundiales.

Las postales tradicionales, escritas de puño y letra y enviadas por correo, solían ser el método tradicional de felicitar las fiestas. Pero cuando parecía que la era de la inmediatez había acabado con el formato en papel, las cifras nos muestran que todavía se emplea. Y esta “rareza” es la que consigue que lo que hace unos años era una acción corriente, hoy sea única y llamativa.

Postales navideñas de empresa

Cuando una empresa usa un christmas en papel, su felicitación es más personal y el impacto que se genera es más fuerte y multisensorial: la vista, el tacto… se alían para que el recuerdo de marca perdure, generando un vínculo con nuestro destinatario. Nuestra empresa se distingue así de las docenas de correos electrónicos que se reciben a diario en el ámbito laboral.

Si nuestro objetivo como empresa es diferenciarnos, ¿por qué no aprovechar el canal postal? Un papel de gramaje excepcional, un elegante diseño, una cuidada caligrafía… o una felicitación navideña de diseño atrevido, un pop-up ingenioso… provocarán un recuerdo más duradero en nuestros clientes.

La personalización de la felicitación navideña te ayudará a reforzar tu imagen corporativa y transmitirá tus valores a tus clientes y amigos. Puedes quedarte con lo clásico y usar el nombre de tu empresa y logotipo, o puedes ir más allá y llevar la personalización a otro nivel con un diseño original y diferenciador.

El christmas corporativo digital

Estas fechas ofrecen la excusa perfecta para contactar con ese cliente que hace tiempo que no hace encargos o para contactar con tu lista de clientes potenciales y recordarles tus servicios.

Para ello, el email marketing es muy efectivo y permite ajustar el presupuesto al ahorrar los gastos de impresión, no en vano es uno de los canales de marketing online más usados.

Las posibilidades técnicas son enormes: imágenes interactivas, vídeos, animaciones… Además, con los formatos digitales podrás compartir en tus redes sociales o en tu página web tus mensajes navideños corporativos de manera sencilla y profesional. Y gracias al diseño responsive, se verán igual de increíbles en web, móvil o tablet. ¡Aprovecha su impacto!

Por supuesto, no es necesario elegir: suma las dos opciones, offline y digital, y multiplica el efecto de tus felicitaciones navideñas, una acción que con una mínima inversión te proporcionará excelentes resultados.

Sí, quiero mi felicitación navideña única

A todos nos gusta saber que alguien se acuerda de nosotros en cualquier fecha del año, así que ¡envía felicitaciones de Navidad!